lunes, 3 de noviembre de 2014

La temporada es una rabia que no llega

Esta siendo un principio de temporada algo extraño. Con muchas ganas de escalar y con pocas ganas de rabia, con más ganas de descubrir que de probar.
Probando Kundalini Real 8b+/c?, El Vellón. Pic: Ruben  
La verdad que no es nada nuevo todo esto. Cada verano que he estado viajando por Suiza o similar pasa lo mismo, las vueltas son desmotivantes y cuesta volver a apreciar lo que tenemos en casa. Volver a sacar la rabia para apretar ese granito pinchudo que te destroza la piel antes que los músculos por fatiga. Esto sumado a que el frío esta tardando en llegar, me ha llevado a intentar hacer un planteamiento más pausado este año: Cuidar mis dedos para esta temporada intentar terminar con ellos enteros y no como las pasadas, dedicarme a hacer un montón de bloques que merecen mucho ser escalados y en otras ocasiones no había prestado atención. Así pues entre semanas de trabajo y entrenamiento hemos visitado un par de veces Albarracín, otro par de veces la Pedriza, una Colmenar y otra Tamajón, otra el Escorial y hasta un día el Vellón. Ninguna de ellas con las mejores condiciones pero si que te dejan escalar. Haciendo muchos y no muy duros. Aquí van unos cuantos.

Segundo paso de Anubis 7C/+, Albarracín.
malabares para parar la puerta del tercer paso.


En el Escorial: Segunda repetición a este bloque que promete ser un clásico del bosque. Abierto por Peso y de grado por confirmar. Puede 7b+ o 7c o vete tu a saber.

En la Pedriza: Inusual boulder de techo para una zona como es la Pedriza. Que de buenas escaladas esconde este parque. No se si la segunda o tercera repetición. Cabroncete 7C comparado con otros de la Pedri.

y algunos más:

También ha habido visita a casa porque siempre hay algo que celebrar.

2 comentarios:

JOSE LUIS dijo...

Por si fuera interesante o de utilidad para ti, para tus compañeros de ruta o para los lectores de tu web, tengo publicado el siguiente blog:
plantararboles.blogspot.com.es
Se trata de una manual breve y sencillo para que los amantes del monte y del campo podamos reforestar, casi sobre la marcha, sembrando semillas producidas por los árboles y arbustos autóctonos de nuestra propia región.
Salud,
José Luis Sáez Sáez

Luis Muñoz Nuñez dijo...

Muy interesante. Gracias.